La inteligencia artificial se incorpora en la estrategia antitabaco

La inteligencia artificial se suma al proyecto Sapiens, dirigido a una estrategia antitabaco, según recoge la agencia EFE. El consejero de Sanidad de la Junta de Castilla-La Mancha, Jesús Fernández, ha sido el encargado de darlo a conocer. Lo ha hecho durante la inauguración del XI Congreso de la Sociedad Castellano Manchega de Patología Respiratoria (SOCAMPAR). El mismo se ha celebrado en Ciudad Real.

El proyecto Sapiens es un sistema inteligente de análisis de historias clínicas. Es capaz de calcular de forma automática el grado de adherencia de los médicos de Atención Primaria a las 14 vías clínicas creadas en la propia institución. De esta manera, se genera avisos en tiempo real en caso de incumplimiento y mostrar las recomendaciones que se deriven de cada proceso asistencial.

En este sentido, el consejero manchego avanza que en breve la 15 vía clínica que se incorpora al proyecto Sapiens será una vía clínica antitabáquica, ya que la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, conocida como EPOC, es una de las más frecuentes patologías crónicas. Además, el mandatario afirma que en su comunidad, “el 71% de las consultas de Atención Primaria lo copan pacientes con enfermedades crónicas”. Por esta razón, la prevención y la promoción de la salud son fundamentales para asegurar la sostenibilidad del sistema sanitario.

Inteligencia artificial y Big Data

Recuerda que “a esto se suma la adopción de la inteligencia artificial y el Big Data en la asistencia sanitaria”. Asimismo, añade que “es una realidad en aumento” en la que el SESCAM se ha propuesto avanzar. El objetivo es facilitar el trabajo de sus profesionales sanitarios. Con ello, Fernández Sanz asegura que mejorará la asistencia sanitaria, gracias a la profundización en “las estrategias de seguridad del paciente”.

Por último, el proyecto pilotado en Alcázar de San Juan se extenderá progresivamente al resto del SESCAM. Asimismo, en un futuro próximo, continuarán adaptando el sistema a la realidad científica, mejorando las recomendaciones. Además, será posible hacer una gestión proactiva de las mejores prácticas.