La realidad virtual pretende terminar con el miedo al dentista al ofrecer una herramienta tecnológica que reduzca los niveles de ansiedad de los pacientes. Las gafas de realidad aumentada ICNOS llegan a las consultas odontológicas para ayudar a todos los que se ponen nerviosos cuando tienen que hacerse un tratamiento.

La realidad virtual de estas gafas permite al paciente establecer comunicación con el dentista y le posibilita realizar actividades lúdicas mientras dura la intervención. Si en este tiempo, el paciente necesita comunicarse con su odontólogo, puede hacerlo, lo que le da mayor seguridad y reduce el nerviosismo.

La odontología se moderniza

A través de las distintas opciones de software, el paciente puede navegar, ver vídeos, estar al día con las últimas novedades de Netflix o leer libros mientras dura su intervención. Mediante una aplicación, podrá preguntar al especialista cuánto tiempo queda o si puede hacer una pausa. La aplicación se conecta al Bluetooth para emitir mensajes predefinidos sin molestar al facultativo mientras trabaja.

Estas gafas de realidad virtual no se usan en muchas clínicas dentales de momento. Una de las que sí dispone de esta tecnología es la del doctor Juan Delgado en Madrid, la clínica AGVP. Este centro dispone, según informan en nota de prensa, del certificado de la calidad de la asociación Compromiso y Seguridad Dental.

La odontología, poco a poco, se va haciendo más tecnológica al incorporar elementos de la domótica en las consultas. Las luces juegan un papel importante dependiendo del tratamiento que se realice el paciente y pueden conseguir que visitar al dentista sea toda una experiencia que no altere al paciente. Impresoras 3D, impresión digital, técnicas radiográficas, realidad virtual y aumentada, domótica… todo es posible en la odontología del futuro.