Karen Uhlenbeck es la primera mujer que consigue un Premio Abel.

Karen Uhlenbeck es la primera mujer que consigue hacerse con el Premio Abel, considerado el Nobel de las Matemáticas. El galardón reconoce sus “logros pioneros” en torno a ecuaciones diferenciales parciales geométricas, la teoría de gauge y los sistemas integrables. Asimismo, valora su defensa de la igualdad de género. Por todo ello, la científica es un “modelo” para las matemáticas y matemáticos del mundo, según la catedrática Eva Miranda.

“Ya era hora de que le dieran el ‘Nobel’ de Matemáticas a una mujer”, exclamaba la matemática española. Catedrática de la Universidad Politécnica de Cataluña, fue la segunda mujer en ganar una Cátedra de Excelencia de la Fundación de Ciencias Matemáticas de París, después de Hélène Esnault. “Es una excelente noticia. El tiempo nos da la razón, hay una larga lista de mujeres entre las cuales elegir”, añadía.

Aportaciones de Karen Uhlenbeck

Según recoge EFE, Miranda cree que, “si eres mujer, tienes que ser más que extraordinaria” para conseguir un premio. “La aportación de Uhlenbeck a las matemáticas es imponente -destacaba-. Toca 3 ámbitos disciplinarios que confluyen y se entrelazan entre sí”. El primero es el análisis geométrico. “Su conocimiento de las ecuaciones diferenciales y de técnicas geométricas le permitió entender de forma intuitiva un fenómeno llamado bubbling”, relacionado con el estudio de las superficies minimales, como las de las pompas de jabón.

El segundo campo es el de los sistemas integrales. En este caso, Karen Uhlenbeck ha trabajado en la solución de ecuaciones diferenciales en problemas físicos. Por ejemplo, los relacionados con las trayectorias de los satélites. Por último, la científica ha realizado aportaciones en el ámbito de la física matemática. Sobre todo, en torno a la llamada teoría de Yang-Mills. Se trata de un problema relacionado directamente con la teoría de la relatividad general de Einstein.

De acuerdo con Miranda, Uhlenbeck tiene 2 cualidades muy importantes para cualquier matemático. Por un lado, “la capacidad de abarcar muchos ámbitos matemáticos y la virtud de tener una visión amplia”. Por otro, “la capacidad de salirse del camino marcado para preguntarse qué ocurre si no se aplica una condición que hasta su director de tesis empleaba para solucionar un problema”.

Teorías revolucionarias

Karen Keskulla Uhlenbeck nació en Cleveland (Estados Unidos) en 1942. Se graduó en la Universidad de Michigan y se doctoró en la de Brandeis. Se convirtió en referente nacional en la década de los 80 del siglo pasado en la Universidad de Chicago. En la actualidad es visitante senior en la Universidad de Princeton y el Instituto de Estudios Avanzados (IAS). Es una de las fundadoras del Instituto de Matemáticas de Park City, que busca capacitar a jóvenes investigadores.

La Academia Noruega de las Ciencias y las Letras le ha concedido el Premio Abel por sus “logros pioneros” en los campos citados. El galardón está dotado con 6 millones de coronas noruegas (620 000 euros). Según el jurado, es “un modelo a emular y una firme defensora de la igualdad de género en el mundo de las Ciencias y las Matemáticas”. “Sus teorías han revolucionado nuestro modo de entender las superficies mínimas”, señaló el presidente del comité, Hans Munthe-Kaas.