La insuficiencia cardiaca se podrá detectar en la saliva gracias a un dispositivo portátil que recogerá y analizará muestras de saliva del paciente, según informa Madrid+D. Esta herramienta ha sido desarrollada por un equipo de investigadores del CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas) como parte de un proyecto internacional financiado por la Comisión Europea.

Este proyecto centrado en la detección de la insuficiencia cardiaca ha sido llamado plataforma KardiaTool y forma parte de Horizonte 2020, un programa que cuenta con 4,9 millones de euros de aquí a 3,5 años para diagnosticar de un modo rápido, eficiente y fácil con una atención personalizada y mejor para los pacientes con insuficiencia cardiaca.

Cómo funciona

KardiaTool está formada por un dispositivo portátil que detecta los biomarcadores de la insuficiencia cardiaca y está acoplado a un chip de un solo uso con sensores, nanopartículas magnéticas funcionalizadas, sistemas bioquímicos, microelectrónicos y microelectromecánico que se dan cuenta de la presencia de estos biomarcadores en las muestras de saliva.

Joan Bausells, del IMB-CNM (Instituto de Microelectrónica de Barcelona), y su equipo van a trabajar en los sensores de silicio microelectrónicos para comprobar la presencia de estos biomarcadores y participar en el diseño de KardiaLOC. Francesc Teixidor y su equipo del ICMAB (Instituto de Ciencia de Materiales de Barcelona) se centrarán en sintetizar las nanopartículas magnéticas para que sean soporte de los anticuerpos para los biomarcadores.

El dispositivo que analiza la insuficiencia cardiaca a través de la saliva tiene un software, KardiaSoft, que ayuda en la toma de decisiones y está basado en modelos predictivos. El software analiza datos recogidos en KardiaPOC más datos del paciente para ofrecer un diagnóstico y monitorizar la terapia.

En la creación de KardiaTool han participado 14 socios de 9 países estadounidenses y españoles. Además, participan 5 universidades, 5 centros de investigación, 2 Pymes y 2 socios industriales. Los miembros es este consorcio de investigación son: ValoTec (Francia), EnaChip (EE. UU.), la Escuela Normal Superior de Lyon (Francia), la Universidad Ioannina (Grecia), la Fundación griega para la Investigación y la Tecnología (Grecia), BioTray (Francia), el Instituto de Ciencias de Materia, Micron Microtechnologies (Países Bajos), el Consejo Nacional de Investigación (Italia), la Universidad de Surrey (Reino Unido), el Instituto Fraunhofer de Circuitos Integrados (Alemania), Imec (Bélgica), la Universidad College de Dublín (Irlanda), la Universidad de Pisa (Italia).