El dolor pediátrico tiene una herramienta terapéutica

Grünenthal propone la realidad virtual como un instrumento terapéutico aplicado a cuidados paliativos pediátricos. Esta empresa ha organizado la XVI edición del Congreso de la Sociedad Española del Dolor (SED), donde ha tenido lugar el simposio que lleva por nombre Abordaje terapéutico del dolor pediátrico.

El objetivo de esta reunión ha consistido en debatir sobre el dolor pediátrico y encontrar soluciones. Este hecho es un gran desconocido actualmente para los profesionales de esta área, que han destinado la conferencia a analizar herramientas que podrían solucionar el problema.

El primer paso que se debe seguir consiste en administrar el tratamiento que más se adecue al paciente para tratar de aliviar el dolor. Con este procedimiento los profesionales evitarán que las dolencias se vuelvan crónicas.

“Uno de los factores que más influye en el desarrollo del dolor crónico es un nivel alto de intensidad del dolor, así como una atención inadecuada y tardía”, según ha explicado el doctor Jordi Miró, director de la Cátedra de Dolor Infantil de la Universidad Rovira i Virgili.

Otras variables que impulsan la cronificación del dolor son físicas, como la prolongación del dolor o la intensidad de este; cognitivas, relacionadas con pensamientos catastróficos; o contextuales, donde el entorno social juega un papel importante. También podemos destacar factores emocionales, como la tristeza o el miedo.

Durante el simposio, uno de los temas abordados ha sido la prevención del dolor infantil. Algunas de las claves destacadas para prevenir este estado en los niños consisten en que los profesionales reciban formación al respecto. Esto podría ayudar a los especialistas en esta área a comprender mejor la trasformación del dolor en un trastorno crónico.

Posible herramienta

Además, durante el simposio también se ha planteado la utilización de la tecnología, en especial de la realidad virtual. Esta herramienta podría ser usada en cuidados paliativos pediátricos como instrumento terapéutico.

El objetivo de la utilización de esta herramienta es conseguir una experiencia lo más inmersiva y absorbente posible. Con esto se conseguirá que el paciente se encuentre más distraído y, por tanto, la intensidad del dolor disminuirá. El doctor Miró ha compartido su experiencia con esta tecnología y ha destacado “son una forma sofisticada de conseguir distracción”. Sin embargo, ha insistido en que, a pesar de los beneficios de la herramienta, no debería considerarse como un tratamiento en sí mismo.