Un equipo del centro tecnológico de Cataluña Eurecat y la firma de ropa deportiva HOKO han diseñado ropa inteligente capaz de monitorizar la salud de los deportistas. En concreto, han desarrollado un mono que controla las constantes vitales porque está hecho de una tela con sensores y electrónica para controlar el ritmo cardiaco y otros parámetros de salud.

Este mono será estrenado por uno de los atletas que participará en el próximo Ironman de Barcelona, uno de los eventos deportivos más exigentes del momento. Esta carrera es la tercera más importante de Europa, tal y como informan desde la agencia EFE y supondrá la prueba de fuego para comprobar la funcionalidad de la prenda inteligente.

Stefan Dawalder probará el mono en el Ironman, una competición tan larga y exigente como para medir el ritmo cardiaco, el ritmo respiratorio o la actividad física, parámetros todos ellos recogidos por distintos dispositivos. Los resultados servirán para producir una nueva línea de ropa ideada en las pruebas de triatlón.

Según informan desde Eurecat, la validación de esta tecnología permitirá recoger, medir y correlacionará datos para sacar conclusiones de gran utilidad en el mundo sanitario y del deporte. Además, será el punto de partida de toda una línea de ropa inteligente para los triatlones que se complementará con potenciómetros y GPS.

“Se trata de un punto de partida excepcional para dar a conocer el potencial innovador del Maresme (Barcelona) en los ámbitos del textil técnico funcional y el deporte”, declaró Virginia García, directora de la unidad de Tejidos Funcionales de Eurecat.

La iniciativa está enmarcada dentro del PECT (Proyecto de Especialización y Competitividad Territorial) de Mataró-Maresme, cuyo objetivo es mejorar la innovación textil de este municipio barcelonés para que se convierta en todo un referente de soluciones que unan salud y deporte. Junto al Eurecat y a HOKO, el desarrollo de la ropa inteligente ha contado con la colaboración de Tecnocampus Mataró, la Unión Europea, la Generalitat de Catalunya y los ayuntamientos de Mataró y de Calella.