Las apps de salud han extendido de uso durante los últimos años. Un 68% de los pacientes de Atención Primaria asegura que utilizan alguna de las 165.000 aplicaciones disponibles para sus teléfonos inteligentes, tal y como informan desde la agencia EFE. Solo en España, según datos de la AIFICC (Asociación de Enfermería Familiar y Comunitaria de Cataluña), hay más de 27 millones de usuarios activos, y las apps de salud tienen unas descargas diarias de 3,8 millones.

Cristina Dolado, enfermera del grupo TIC de la AIFIC, fue la encargada de realizar encuestas a más de 274 pacientes con edades comprendidas entre los 16 y los 65 años usuarios de teléfono móvil y habituales a las consultas de Atención Primaria. El grupo de trabajo quería averiguar qué uso de las apps de salud solían hacer los pacientes preguntados y qué es lo que les motivaba a descargarlas.

Alimentación, ejercicio y salud

De los pacientes encuestados, un 63,4% se descargaba apps de salud para controlar el ejercicio físico; un 41,4% lo hacía para saber más sobre la alimentación; y un 26,3% porque quería tener fácil acceso a los centros de salud y distintos servicios relacionados. El 71% comentó que era partidario de las aplicaciones porque algún amigo se lo había recomendado, mientras que un 45,9% se dejaba llevar por las opiniones de internet. El 31,7% lo hacía receptivo a las sugerencias de los medios de comunicación, y el 12,9% por indicación de algún profesional sanitario.

Según Dolado, es necesario que los sanitarios informen a los pacientes sobre estas apps de salud, dado el evidente interés que despiertan entre la población. En cuanto a las causas principales para no descargarlas, el 61,3% aseguró que era por falta de idoneidad; el 58%, por poca fiabilidad; y el 30%, no logró la descarga completa de la aplicación.