Fitbit Flex, Misfit, Jawbone UP24, Withings Pulse O2 y Garmin VivoFit son solo algunas de las marcas que no son capaces de medir el consumo calórico real, según ha demostrado el experimento y ha publicado la revista Archives of Internal Medicine.

“Aunque los dispositivos portátiles para estimar el gasto de energía se están volviendo cada vez más populares, hay poca evidencia con respecto a su validez”, advierten los expertos, más aún cuando “el gasto de energía es un elemento clave para determinar las relaciones entre la conducta humana, la actividad física y la salud general”.

Un total de 12 voluntarios portaron uno de estos monitores de actividad durante el día completo que pasaron en el interior de una cámara metabólica. Los individuos permanecieron, a petición de los autores Haruka Murakami y Ryoko Kawakami, en esta estancia médica que permite analizar los gases exhalados de forma continua.

Para que el experimento se asemejase a las características de la vida diaria, los voluntarios tuvieron que realizar tareas como trabajo de oficina, ver la televisión, dormir, hacer las tareas del hogar, comer y realizar algo de ejercicio en una cinta mecánica.

Los datos obtenidos de esta técnica de calorimetría indirecta no coincidieron con los que marcaban las pulseras del tobillo que llevaban 6 voluntarios, la cadera (4) o los bolsillos (2). Las pulseras se desviaron una media de 100 calorías a la baja de las 2.093 que realmente habían quemado los voluntarios a lo largo de 24 horas.

Los investigadores quisieron comprobar el hallazgo mediante otro experimento. Durante 15 días los voluntarios hicieron vida normal fuera de la cámara, consumiendo, eso sí, agua marcada con isótopos de hidrógeno. Esta mezcla permitió comprobar cuánto tiempo tardaba el cuerpo en expulsarlos a través de la orina.

Aunque en este entorno real las pulseras se desviaron aún más que en el entorno controlado, los científicos concluyeron que son suficientemente aptas como para que la población haga un seguimiento no profesional y no exacto, de su consumo calórico.