Lesión osteocondral corregida con impresión 3D.

Una lesión osteocondral importante ha sido corregida gracias a impresión 3D de alta resolución. La reconstrucción se ha planificado usando esta técnica, usada también para incorporar el aloinjerto con células del paciente. Enrique Gómez, jefe de sección de Cirugía Ortopédica y Traumatología del Hospital Universitario La Paz, ha dirigido la reconstrucción junto al cirujano Ramón Cantero, director de la Plataforma de Ingeniería Tisular e Impresión 3D (PITI3D).

Según ha informado el centro, el paciente -de 22 años- presentaba una “importante lesión osteocondral en el cóndilo femoral medial”. Su pronóstico era “muy desfavorable” debido al tamaño del defecto, que no podía corregirse con las técnicas habituales. Como consecuencia, tenía dificultad funcional. A esto se sumaba una previsible evolución rápida hacia la artrosis y la necesidad de numerosas cirugías de reconstrucción.

Reconstrucción de una lesión osteocondral

Para intentar corregir la lesión osteocondral y mejorar la calidad de vida del paciente, se optó por usar impresión 3D. En primer lugar, se obtiene una imagen de la lesión, a la que se aplica ingeniería inversa para obtener su geometría. Eso sirve para diseñar guías personalizadas que sirven en la planificación de la cirugía. Tanto esas guías como el modelo de la lesión se imprimen en 3D. Esas piezas sirven para tallar un aloinjerto y ajustar su colocación durante la cirugía.

El aloinjerto estaba sembrado con células del paciente, con el fin de conseguir una mejor incorporación. La planificación y tallado en 3D ha permitido lograr mayor precisión en la intervención. Asimismo, el uso de esta técnica ha disminuido el tiempo de implantación y la manipulación de la rodilla del paciente. Esto supone un beneficio extra para el mismo.

La plataforma PITI3D del Hospital La Paz coordina proyectos multidisciplinares relacionados con ingeniería tisular e impresión 3D. De hecho, el centro cuenta con equipo técnico y humano para desarrollar soluciones basadas en estas tecnologías. “El rango de aplicaciones es enorme. Se trata de desarrollar soluciones innovadoras que consigan mejorar la calidad de vida de los pacientes y desarrollar nuevos tratamientos”, señala José Manuel Baena, ingeniero Industrial por la Universidad Politécnica de Valencia, doctor en Biomedicina por la Universidad de Granada y fundador de la compañía especializada BRECA Health Care.