Un nuevo tipo de transformaciones químicas inducidas por catalizadores de oro multiplican las posibilidades de crear nuevos productos bioactivos dentro de la célula de manera controlada, debido a que las reacciones tienen lugar solo en presencia de este nuevo catalizador de oro. A esta conclusión ha llegado un equipo de científicos del CiQUS (Centro Singular de Investigación en Química Biológica de Materiales Moleculares), cuyo trabajo se ha publicado en la revista Nature Communications.

La investigación, dirigida por el profesor José Luis Mascareñas y con la colaboración de Cristian Vidal, María Tomás, Paolo Destito y Fernando López, está dentro del proyecto METBIOCAT, y ha demostrado la efectividad de las transformaciones químicas in vivo mediante catalizadores basados en rutenio que controlan reacciones químicas a voluntad en la mitocondria.

"Hemos dado los primeros pasos para la construcción de un metabolismo artificial, compatible con el metabolismo natural y, obviamente, inspirado en la acción de las enzimas", señaló Mascareñas.

Este trabajo basado en los catalizadores de oro prepara el camino para perfilar nuevos tratamientos basados en la generación controlada y a la vez de varios medicamentos, incluso los que tienen diferente actividad terapéutica, según informan desde la agencia SINC.

Una de las principales líneas de investigación radica en crear catalizadores químicos basados en metales para meterlos en el interior de una célula viva que actúe como las enzimas, que son las proteínas que desencadenan las transformaciones imprescindibles en los tejidos; es decir, crear enzimas artificiales que produzcan reacciones que no están en un medio natural.

Este estudio apunta que, para abordar correctamente el tratamiento y diagnóstico del cáncer, entre otras enfermedades, es necesario conocer a fondo los entresijos moleculares del medio celular y crear tecnologías y estrategias que alteren el modo en que se comporta una célula. El objetivo es pues descifrar el funcionamiento de la célula porque de ello dependen muchas de las enfermedades consideradas graves.