Científicos chinos pliegan moléculas de ADN para luchar contra el cáncer en un proceso similar a la papiroflexia: este método consiste en hacer “caballos de Troya”, tal y como dicen desde la agencia Xinhua, más pequeños que la cuatromilésima parte de un pelo capaces de terminar con los tumores cancerígenos.

Nie Guangjun, del Centro Nacional para la Nanociencia y la Tecnología de China, ha explicado que las células cancerígenas necesitan nutrición para proliferarse, sin embargo, no producen, según dijo el investigador, sustancias alimenticias. Muchos investigadores se empeñan en bloquear los vasos sanguíneos que nutren a los tumores debido a que la energía, la sangre y el oxígeno se transportan a las células cancerígenas a través de la sangre.

Ding Baoquan, por su parte, logró plegar una sola hebra de ADN de un tipo de virus concreto (fago) con forma rectangular. Después, añadió 4 moléculas de una enzima de coagulación del plasma sanguíneo (trombina) en la hoja y los enrolló. Baoquan instaló una serie de compuestos de pequeños trozos de proteína de nucleolos de ADN formando un nanorrobot de 90 nanómetros de longitud y 19 nanómetros de diámetro capaz de transportarse por la sangre buscando tumores.  Una vez localizados, los expulsaba del cuerpo humano.

Este equipo de científicos chinos llevó a cabo los experimentos en más de 200 ratones con melanoma, cáncer pulmonar primario, cáncer de ovario y cáncer de mama. Según declaraciones de Nie, en ese momento descubrieron que eran eficaces para atacar los tumores. En 3 de los 8 ratones con melanoma estudiados desapareció el cáncer por completo. La supervivencia de los ratones aumentó 20,5 días y no se detectaron metástasis, según Nie.