Los movimientos oculares diagnostican enfermedades neurodegenerativas, como el párkinson o el alzhéimer, gracias a un sistema robótico creado por un equipo de AURA Innovative Robotic y de la UPM (Universidad Politécnica de Madrid). Esta tecnología no es invasiva y los resultados se obtienen tras una prueba sencilla y rápida en la misma consulta de Neurología.

Este asistente robótico que diagnostica enfermedades mediante los movimientos oculares está en fase de ensayo clínico en 6 hospitales. Sus resultados han sido muy alentadores gracias al aprendizaje automático y el procesamiento de imágenes, ya que permiten a los médicos diagnosticar de un modo precoz enfermedades neurodegenerativas y la posibilidad de personalizar los tratamientos.

Diagnosticar una enfermedad neurodegenerativa es un hecho complicado, según apuntan desde la universidad. Los síntomas no pueden analizarse en fases tempranas y muchos de ellos son iguales en distintas patologías, lo que dificulta un diagnóstico acertado. Las tasas de incertidumbre son altas, razón por la que es necesario pruebas objetivas.

Medición de movimientos oculares

Medir los movimientos oculares con precisión arroja información sobre cómo funciona el cerebro y OSCANN desk, nombre de este robot médico, es capaz de hacerlo en estadios tempranos de la enfermedad. El asistente médico robótico procesa imágenes y aprende automáticamente los movimientos oculares con precisión.

La prueba se hace en la misma consulta del médico. El paciente solo tiene que sentarse y adaptar un dispositivo a su anatomía para medir los movimientos oculares. Cada prueba dura un minuto y en este tiempo el paciente tiene que mirar un estímulo que sale un monitor frente a él. Cuando finaliza la prueba, el asistente robótico procesa las imágenes, analiza los resultados, los compara con otros modelos y genera un informe.

Durante los ensayos clínicos se buscaron parecidos entre más de 500 variables de los movimientos oculares para asistir al diagnóstico. Además, permite medir el progreso de los síntomas para acertar en el diagnóstico y personalizar el tratamiento. Estos ensayos se han aplicado a párkinson, alzhéimer, demencias, deterioro cognitivo leve o esclerosis múltiple, entre otras.

“El ADN con el que ha sido desarrollada la tecnología tiene un gen vital: la accesibilidad. El coste no debe ser un impedimento para que la tecnología OSCANN desk pueda usarse por todos los que la necesiten”, aseguró la investigadora principal, Cecilia García Cena.

Este asistente robótico se está usando en hospitales de referencia como son: Hospital Marqués de Valdecilla (Santander), Hospital Vall d’Hebrón (Barcelona), Hospital Clinic (Barcelona), Hospital Universitario 12 de Octubre (Madrid), Hospital Sant Pau (Barcelona), Hospital Clinic (Valencia). También se está colaborando en otras investigaciones sobre el trastorno del espectro autista, el alcoholismo, la diabetes, la migraña, el trastorno bipolar o la depresión.