Esta tecnología, que aún no ha entrado en fase de producción, consiste en una terapia de cierre asistido por vacío, en la que un dispositivo es capaz de mantener una presión concreta en una herida haciendo innecesarios los apósitos diarios. El método acelera de 3 a 7 veces la curación de las suturas quirúrgicas y apósitos para heridas, según informa la agencia TASS.

Según sea la naturaleza de la herida y la complejidad, variará la tasa de curación. El dispositivo, que reduce inflamación e hinchazón, puede usarse indistintamente en el hospital o en el campo de batalla, incluso podría ser de utilidad para tenerlo en casa, tal y como explicaron desde el Rostec.

El centro de desarrollo de los equipos avanzados se abrirá en el centro de Krasnoyarsk, ciudad situada a ambas orillas del río Yeniséi. Estos equipos están muy avanzados para la Neurología, la Cirugía, la Oncología y otras especialidades médicas. En la producción prevista, están pendientes equipos y software para encefalografías magnéticas, dispositivos médicos digitales y nuevos sensores médicos.