Este método precisará el diagnóstico y la calidad en la atención del paciente, según informa el medio PGRU en sus páginas. La nueva tecnología de la investigación del cabello usa el análisis espectral para conocer a fondo las muestras obtenidas.

Según la Universidad de Tomsk, los científicos determinaban la cantidad de macro y microelementos del pelo en sus análisis. El científico soviético Vladimir Otmakhov, uno de los autores del estudio, aseguró que este método permitía determinar la concentración de elementos esenciales en el cuerpo humano.

Un análisis que determine la cantidad de biosustratos, podría identificar y prevenir la aparición de ciertas enfermedades. Un desequilibrio de estas sustancias conduce al desarrollo de ciertas patologías, algunas de las cuales podrían estar latentes en el individuo.

La técnica permite determinar la concentración de 30 elementos químicos, más o menos, de manera casi inmediata, y se ha demostrado su eficacia, según PGRU. Químicos y miembros del Departamento de Neurología y Psiquiatría de la SibSMU (Siberian State Medical University) llevaron a cabo una serie de investigaciones conjuntas que fueron un éxito.

Los científicos hicieron análisis del cabello en pacientes que habían sufrido un episodio de riesgo cardiovascular, e identificaron patrones de cambio en la composición elemental. Todos los pacientes tenían un incremento de la concentración de elementos tóxicos, como el cadmio y el plomo, y unas concentraciones bajas de cinc.

En la investigación participaron estudiantes de la universidad y se comparó el coeficiente intelectual con los componentes hallados en el pelo de 50 voluntarios. En los resultados se observó que cuanto más alto era este coeficiente, menor era la concentración de estaño y cadmio en el estudiante.

Los científicos afirman que el análisis del cabello proporcionaría un nuevo servicio para la población y sería de gran utilidad médica, siempre prescrito por un médico y utilizado como una herramienta auxiliar para concretar un diagnóstico preciso.