El big data va a ser la UCI del futuro. Así lo cree el especialista en Medicina Intensiva Luis Blanch, tal y como expuso en el II Simposio Internacional Julio Palacios, celebrado la pasada semana en la Universidad de A Coruña. El evento tiene como objetivo establecer sinergias a nivel teórico y experimental entre la Medicina y ciencias como la Física, las Matemáticas o la Química.

Según recoge la agencia EFE, Blanch adelantó en rueda de prensa algunos de los puntos de su intervención, en la que reflexionó sobre el futuro de la medicina de precisión, que pasa por el desarrollo de un trabajo multidisciplinar que incluya a médicos e ingenieros que ayuden en la gestión de los datos generados por los análisis genéticos, por ejemplo.

“Reunimos una gran cantidad de datos que después tenemos que interpretar porque estos pacientes tan graves necesitan de esta interpretación para mejorar su pronóstico”, apuntó el especialista, para quien el big data abre el camino a una atención del paciente crítico “extremadamente más precisa de la que hacemos ahora”.

“En los pacientes críticos es muy importante no solo hacerlo bien sino predecir”, destaca Blanch, para quien el big data tiene “gran interés para la ciencia”.

Un interés que, según dijo, se extiende a quienes “monetizan la ciencia”, de ahí que considere necesario la transparencia en el uso de los datos. “No olvidemos que estos datos son del paciente, no de la aseguradora ni del hospital”, subrayó el experto, para el que “la explotación de estos datos es importante para mejorar la salud de las personas y el sistema, pero debidamente regulada”.

“El big data es como los adolescentes cuando hablan del sexo, todos hablan de ello, pero nadie sabe lo que es”, destacó el intensivista, que considera que aún queda mucho por saber respecto a las posibilidades que puede ofrecer el citado big data en el ámbito de la medicina de precisión. En el simposio han participado también el premio Príncipe de Asturias de Investigación científica, Ginés Morata, o el químico israelí Raphael Levine, Premio Wolf de Química.