El polímero autorreparable Surlyn® ha sido modificado para mejorar sus propiedades sin que pierda la memoria de forma por un equipo de investigadores del área de Ciencia e Ingeniería de Materiales de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC). Los resultados del trabajo -realizado en colaboración con Instituto de Ciencia y Tecnología de Polímeros (ICTP) del CSIC- se han publicado en la revista Nanocomposites, tal y como ha informado la agencia SINC.

El citado polímero es un material que puede programarse para que recupere su estado inicial después de que se modifique su forma. El trabajo -enmarcado en el programa Materiales Multifuncionales para los Retos de la Sociedad (Multimat Challenge), financiado por la Comunidad de Madrid- buscaba mejorar las propiedades mecánicas de este polímero, incluyendo su elasticidad, su capacidad de deformación y su resistencia a la tracción.

Según ha explicado Antonio Julio López Galisteo, codirector del estudio junto a Alejandro Ureña, los investigadores han introducido nanopartículas de sílice al polímero en distintas proporciones para comprobar su efecto en las propiedades de memoria de forma del mismo. Han demostrado que es posible mejorar las propiedades del polímetro sin que pierda su capacidad de memoria de forma al introducir estímulos térmicos.

La modificación del polímero por parte de los científicos madrileños abre nuevas puertas al uso de Surlyn® en distintos campos. Así, por ejemplo, en el ámbito de la biomedicina podría utilizarse para introducir objetos plegados en el cuerpo haciendo una incisión “mínima” en el paciente, tal y como ha comentado el investigador, que ha aclarado que la misma temperatura corporal podría ser el elemento que hiciera que el objeto se desplegara.

Por otro parte, el polímero modificado podría aplicarse en la fabricación de componentes dentro del sector de la automoción, como materiales antichoque o pinturas con capacidad de repararse por sí mismas. El material tiene también aplicaciones en el sector aeroespacial, en el que podría usarse para realizar el control térmico de zonas con difícil acceso.