Las nanopartículas de oro usadas en una técnica desarrollada por científicos australianos abaratará los costes en la detección del cáncer, tal y como afirma un equipo de investigadores australianos de la Universidad de Nueva Gales del Sur (UNSW). Con este método, el equipo puede detectar niveles mínimos de microARN, que se asocian con metástasis y tumores cancerosos.

Según informan desde la agencia Xinhua, se necesitan niveles muy bajos de muestra, lo que hace que el sistema sea económicamente viable. Justin Gooding, profesor de la UNSW, explicó que solo se necesitan 30 minutos para la reacción en cadena de la polimerasa cuántica, cuando hasta ahora se empleaban alrededor de 12 horas.

"Esta tecnología tiene el potencial de determinar los niveles de microARN solo con una prueba de pinchazo en el dedo", dijo Gooding.

Parte de la efectividad del método radica en que los científicos han creado nanopartículas de oro magnéticas y microARN unidos con un imán. Mientras, se espera que esta tecnología esté lista para dentro de 3 años y que las aprobaciones regulatorias estén aceptadas.

Según Gooding, como la captura es tan efectiva, se puede conseguir reticencias altas y se pueden detectar límites muy bajos. “Como los llevamos de vuelta al electrodo debajo de un imán, nuestro tiempo de respuesta es mucho más rápido", concluyó Gooding.