El dispositivo, similar a una manopla de arquero, tal como lo definen sus creadores, consta de tres varillas flexibles que van desde la palma de la mano hasta la punta de los dedos índice, anular y corazón, un microcontrolador y un convertidor analógico-digital que conecta el guante mediante USB a una interfaz gráfica organizada en varios bloques.

Para acceder al menú, el paciente o su cuidador deberán registrar la forma de la mano del usuario, abierta y cerrada. Después se podrá seleccionar cuál de los tres dedos se va a utilizar para la comunicación de manera que el sensor digital se active al menor roce.

Los ingenieros, que destacan la ligereza del aparato, han diseñado tres grupos comunicativos: uno con oraciones predeterminadas por el usuario, otro con una serie de palabras de uso habitual, como “no”, “si”, “quiero” o “necesito” y un tercero que da acceso a un teclado digital en que el paciente podrá “escribir” letra a letra.

El guante, que aún no se encuentra disponible para su comercialización, se presentará el próximo 6 de diciembre en la feria de ExpoCiencias Nacional 2016 que se celebrará en Tabasco (México).