“El principio científico del tratamiento se basa en el uso de corriente eléctrica para estimular y mejorar la función y el tono muscular”, explican sus creadores en una nota de prensa, ya que, el ronquido “es causado generalmente por la flacidez muscular que se produce durante el sueño y que obstruye el paso del aire”.

El propósito de la tonificación mediante electrodos es, “entrenar a la lengua para detener ese colapso de la respiración”, especifican los desarrolladores. Mediante el uso del aparto 2 veces al día durante 20 minutos y aproximadamente 6 semanas, se lograría que la lengua “aprendiese” la contracción muscular para no “estorbar” durante la noche.

“Otros científicos ya han sido capaces de mostrar una mejoría en los ronquidos mediante electrodos colocados en el mentón”, recuerdan, “nuestro aparato pretende ser el siguiente paso, “sin cables incómodos para el paciente y evitando la mala distribución de la estimulación de los principales músculos”, argumenta.

Se trata, en definitiva, de “trasladar la tecnología fuera del laboratorio para crear un producto cómodo para el paciente”. Otras empresas, como NightBalance y Nyxoah, también están desarrollando sus productos basándose en la neuroestimulación contra la apnea obstructiva del sueño.