Proteínas diana

Investigadores de las universidades de Sevilla y Cádiz identifican proteínas diana que podrían ayudar al nacimiento de neuronas. La agencia EFE informa de que este hallazgo abre la puerta al desarrollo de fármacos dirigidos a regenerar zonas lesionadas del cerebro. Ello podría ayudar a revertir las secuelas derivadas de un ictus o de un traumatismo craneal. Además, la Fundación Descubre ha puesto en marcha un ensayo preclínico con el que están probando sustancias aisladas de algunas plantas para favorecer el nacimiento de nuevas neuronas.

El grupo desarrolla su trabajo con la proteína cinasa C y su relación con el sistema de regeneración neuronal del propio organismo. De hecho, la Fundación Descubre publica en la revista Frontiers in Cell and Developmental Biology que, mediante la acción de alguna de sus enzimas, “son capaces de crear un contexto favorable para la reparación del cerebro”.

Investigación

Asimismo, los científicos han probado en el laboratorio ciertos extractos químicos de plantas del género Euphorbia para atender pequeñas lesiones en ratones. Las sustancias estimulan la actividad de las cinasas de tipo C, de modo que favorezca la aparición de neuronas nuevas sin que ello tenga efectos secundarios como la aparición de tumores. De hecho, las enfermedades neurológicas de mayor relevancia tienen como causa una pérdida irreversible de neuronas, lo que conlleva un deterioro de la función cerebral. Ello se traduce en trastornos de la memoria, del movimiento o, incluso, de la personalidad.

Por otro lado, para reparar un cerebro dañado es necesario conseguir que las neuronas muertas se remplacen por otras nuevas. En este sentido, Carmen Castro, investigadora gaditana, recuerda que “si las células madre neurales están rodeadas de un entorno adecuado pueden generar neuronas” en determinadas regiones llamadas neurogénicas. Sin embargo, esa probabilidad se pierde en el caso de una parte lesionada del cerebro. Se pierde debido a que aparece una reacción inflamatoria que genera un contexto nada propicio para este proceso.

El reto de la investigación de este equipo multidisciplinar es encontrar qué moléculas están presentes en las regiones neurogénicas. Al mismo tiempo, ser capaces de trasladarlas a la zona afectada, buscando generar con ellas las condiciones más adecuadas.

Con la financiación del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, y del plan propio de la Universidad de Cádiz, la investigación pretende desarrollar un fármaco que actualmente no existe. Este proceso conlleva descubrir la diana terapéutica y el compuesto líder y realizar ensayos en organismos vivos o in vitro. Por eso, en función de los resultados, los investigadores iniciarían la fase clínica donde se realiza el estudio con seres humanos.