El proyecto Kamleon trabaja con la misma tecnología para el Smart Toilet y el Smart Patch. Ambos se basan en un sensor que analiza la orina y el sudor, mandan los datos a una nube y los monitorizan desde una plataforma a la que se accede con facilidad desde un teléfono inteligente o una tableta.

Esta idea innovadora, en la que también han participado Jordi Ferré, Héctor González y Pär Blanking, revolucionará, según sus creadores, el sector salud, ya que evitará la deshidratación en tiempo real sin tener necesidad de emplear técnicas de análisis en un laboratorio, lo que hace que sea menos intrusivo.

"De hecho, el proyecto se llama proyecto Kamleon porque los elementos que forman los dispositivos son discretos y porque pueden trabajar de forma pasiva, sin tener que preocuparse por hacer el análisis", aseguran los investigadores.

Smart Patch, una de las partes del proyecto Kamleon, está pensado para analizar el sudor durante la práctica de ejercicio. El sensor incorpora una tirita que mide el sudor perdido por minuto, el total de sudor, el inicio del sudor y la cantidad de sodio, potasio, amonio y pH que tiene el sudor de cada persona. Estos datos se mandan a los servidores desde un aparato parecido a un reloj de pulsera.

Smart Toilet completa el proyecto Kamleon. Consiste en un sensor que analiza las propiedades químicas de la orina, y se incorpora al inodoro para controlar la hidratación de los más vulnerables, como los ancianos, las embarazadas o los niños. El proyecto Kamleon está en fase de idea, y el mes pasado recibió un accésit de los premios impulsados por el ayuntamiento de Tarragona.