Cardiólogos, biomédicos e informáticos ha creado Rithmi, una pulsera inteligente capaz detectar en tiempo real la presencia de fibrilación auricular, la arritmia responsable de uno de cada 3 ictus. El dispositivo se basa en un sistema de registro por fotopletismografía (PPG); es decir, un sensor determina el volumen de sangre presente en un área según la intensidad de luz reflejada por los glóbulos rojos y la superficie de la piel. A partir de esta medida se obtiene una onda de pulsos del corazón cuya precisión es, según los creadores, muy próxima a un electrocardiograma.

La pulsera inteligente “permite la monitorización y seguimiento de la salud del usuario en su actividad diaria”, explica en una nota de prensa el CEO y cofundador de Rithmi, Óscar Lozano. “Estamos ofreciendo un instrumento de mejora para la prevención del ictus gracias a la detección precoz y tratamiento de la fibrilación auricular, que es útil no solo para usuarios en riesgo de padecer ictus y sus familiares sino también para los médicos, sobre todo neurólogos y cardiólogos y de Atención Primaria”.

El usuario goza de un dispositivo “cómodo, imperceptible y no invasivo” mientras el profesional sanitario recibe los resultados en tiempo real para actuar ante cualquier anomalía. Hasta el momento son 120 los pacientes que se han beneficiado de esta pulsera inteligente; sin embargo, Rithmi podría ser útil para una población mucho mayor, ya que el ictus es la primera causa de muerte en mujeres y la segunda en varones en España. Según las cifras que manejan los creadores de Rithmi, uno de cada 6 mayores de 50 años sufre un ictus en este país.

Lozano y su equipo esperan poder comercializar la pulsera inteligente a partir del segundo semestre de 2019 gracias al programa de apoyo al emprendimiento social en el ámbito de la salud de Lilly y UnLtd Spain. Estas entidades han otorgado a Rithmi el galardón de la III edición de Emprende inHealth. “Nos están ayudando a potenciar diferentes partes de nuestro negocio, desde cuestiones legales y regulatorias hasta la búsqueda de distribuidores y el abordaje al profesional médico”, agradece Lozano.