La idea acoplo fuerte es una de las más consistentes en la física moderna en general, y en la física de la materia condensada en particular. 2 sistemas se acoplan con fuerza cuando la interacción entre ellos es mayor que su interacción con el resto del universo, lo que los convierte en una entidad física en su conjunto.

Durante los últimos años, muchos investigadores han querido profundizar sobre el acople de un excitón y un campo plasmónico. “El excitón es el estado en el que se encuentra un emisor de luz cuántico cuando uno de sus electrones absorbe un fotón y promociona a un nivel de energía desocupado”, explican desde la UAM.

El plasmón, por su parte, es la oscilación natural de los electrones de conducción sobre un metal. Los plasmones obtienen la capacidad de concentrar el campo electromagnético en la nanoescala debido a la naturaleza de los electrones metálicos.

De este acoplo podría aparecer una nueva cuasi-partícula que mezcle la extrema no linearidad óptica del excitón y la intensa interacción con el campo electromagnético de los plasmones. Este avance supone un paso adelante para crear dispositivos nano-fotónico-cuánticos que aúnen ambas características.

“Esta herramienta permite la descripción quasi-analítica de la interacción entre excitón y plasmón, ofreciendo una profunda visión sobre el fenómeno, imposible de obtener utilizando técnicas puramente numéricas”, afirman los autores.