En los últimos años la tecnología se ha convertido en el aliado casi perfecto de estos enfermos. Gracias a ella acciones tan cotidianas como comer o hablar ya no resultan imposibles. Este ha sido el mensaje que ha transmitido Daniel Burón, ingeniero industrial e investigador en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, durante la Feria de Inteligencia Artificial celebrada en el Recinto Ferial de la Casa de Campo.

“Lo imposible se puede hacer posible si se pone ilusión y esfuerzo”, ha destacado. Daniel Burón ha presentado una silla de ruedas eléctrica dirigida a personas sin movilidad que les permite elegir los alimentos que van a comer. “Esta tecnología libre y de bajo coste permitirá a muchos pacientes recuperar su autonomía”, ha señalado. Esta silla eléctrica consta de un brazo robótico “muy asequible”, un arduino y unos mandos de videoconsola. “Se trata de un dispositivo abierto y adaptado a cada persona”, ha añadido.

La parte de movilidad está especialmente pensada para pacientes de parálisis cerebral. “La parálisis cerebral tiene una gama amplia de problemas y tipos, por eso las soluciones cerradas no permiten adaptarse a las necesidades del paciente”, ha explicado Daniel Burón. “Muchas veces no se le pregunta al usuario sobre las necesidades que tiene. Nuestra herramienta permite un tratamiento más personalizado, más abierto y de bajo costo”, ha añadido.

“Esto quiere decir que cualquier persona interesada formar parte de ello, puede implicarse”, ha explicado Burón. “Estas soluciones son abiertas a todo el mundo y muchas de ellas cuestan menos que un móvil de gama alta”, ha concluido.