Grafeno y Biomedicina.

Las tintas basadas en grafeno parecen ser una opción válida para crear biosensores y electrónica flexible. Esta tinta, desarrollada por la empresa Avanzare, permitiría la impresión en volúmenes pequeños llamados picolitros. La compañía riojana, líder en producción de grafeno, declaró que estas tintas permitirían imprimir 1000 millones de microsensores al precio de un euro.

 La aplicación de este material sería para la electrónica flexible, según informan desde la agencia EFE. Las tintas se usan para antenas, sensores, portátiles, transistores y etiquetas RFID, y se aplican en distintos sustratos. Dado que la demanda de sensores económicos y electrodos es cada vez más alta, las tintas basadas en grafeno son una prometedora tecnología.

Aplicaciones en Medicina

Avanzare comenzó la producción de este material biodimensional en el año 2017. Poco a poco, ha ido ocupando mejores posiciones en la producción para crear grafeno prístino económico, respetuoso con el ecosistema y estable. Desde la empresa estudian la posibilidad de imprimir tintas basadas en grafeno en impresoras de tamaño muy pequeño. Este tamaño sería el de los picolitros, que equivale a la billonésima parte de un litro. Estas medidas permiten imprimir más de 1000 millones de microsensores al precio de un euro.

Existen amplias gamas de sustratos en los que imprimir tintas de grafeno: vidrio, polímeros, textil o papel. Todos estos soportes ofrecen grandes oportunidades, ya que las tintas de grafeno reducen los costos comparadas con otras opciones. En estos momentos, se están desarrollando tintas basadas en grafeno y en biomoléculas (ADN) para aplicar en el mercado de biosensores. Con ellas, se espera detectar a tiempo enfermedades como el cáncer de pulmón y el VIH.