Un colchón inteligente que previene la plagiocefalia en niños y cambia de color cuando el pequeño tiene fiebre parece ser la última del Instituto Europeo de Calidad del Sueño (ESCI). Este colchón, llamado Babykeeper®, es capaz de impedir la plagiocefalia postural durante los primeros meses de la vida del recién nacido.

Con este colchón inteligente, los investigadores han logrado reducir la presión occipital del menor en un 60% de media comparado con los demás tipos de colchones. El colchón tiene un troquel por si el bebé no tiene plagiocefalia, pero que se quita si el niño sí tiene la malformación. El hueco disponible tiene forma de corona y libera de presión la cabeza del bebé.

El desarrollo de BabyKeeper® se ha llevado a cabo en el Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV) y lo ha fabricado ViscoConfort. Según la agencia EFE, reduce un 72% el riesgo de muerte súbita por reinhalación de CO2, un 48% por exceso de calor y un 60% por diferentes causas ergonómicas. La funda del BabyKeeper® cambia de color con la fiebre porque está hecha con una tela inteligente que reduce en un 99% la aparición del estafilococus aureus, una bacteria que infecta las erupciones de los niños.

La plagiocefalia posicional es un aplanamiento de la parte trasera del cráneo que se da más en niños en niñas, y puede causar trastornos en la percepción visual, retrasos motores, tortícolis o dificultades en el aprendizaje y la atención. Esta deformidad craneal es más habitual en el lado derecho que en el izquierdo.