El dispositivo portátil tiene la ventaja de poder transmitir una señal directamente a través del nervio. Para desarrollar esta iniciativa, Ramis, Grado en Ciencias Químicas por la Universidad de Valladolid, ha colaborado con el Hospital 12 de Octubre de Madrid y ha tenido el asesoramiento de un neumólogo, Javier Sayas, y un neurólogo, Víctor Argamayor. Además, ha contado con el apoyo de la Fundación EY.

Entre los objetivos que quieren abordarse con el dispositivo portátil está la recuperación de los pacientes sin necesidad de cortar la piel del paciente y ofreciéndole más libertad, ya que, al ser portátil, puede trasladarse de un sitio a otro sin tener que depender de una cama o de una máquina.

La Universidad de Valladolid informó, según la agencia EFE, de que el programa del Santander está dirigido a jóvenes con ideas novedosas. La empresa para la que trabaja Ramis, SNA, ha logrado el premio a la mejor iniciativa impulsada por mujeres. Esta compañía está centrada en controlar la contracción muscular de los músculos internos y externos con el fin de recuperar el diafragma y disminuir el tiempo de estancia en los cuidados intensivos en un 75%.