La revista Science se hizo eco de la primera observación, lo que abre las puertas al dominio de las propiedades electrónicas de sistemas atómicos y moleculares, lo cual podría tener una incidencia directa en nanotecnología al permitir el diseño de materiales con propiedades electrónicas poco comunes.

El alto grado de control y de la resolución temporal conseguidos en la investigación permitirán perfilar paquetes de onda electrónicos en sistemas atómicos y moleculares, además de alterar su movimiento en algunas ocasiones.

Con la física de attosegundos (tiempo natural de los electrones), se pueden realizar “películas” que indiquen a la perfección el movimiento ondulatorio de las partículas materiales y los fenómenos de interferencia relacionados, según informan desde la UAM.

El equipo de científicos bombardeó un átomo de helio con una sucesión de pulsos de luz de attosegundos con el objetivo de medir las ondas asociadas al electrón y las posteriores interferencias. Después, se indujo la ionización del mismo átomo por un método directo y por autoionización, es decir, la ionización retardada.

La superposición de ambas ionizaciones da lugar a interferencias que se manifiestan en forma de picos con perfil asimétrico o de Fano. Para ver las interferencias (perfil de Fano), se usó un segundo pulso de luz con el que se irradió al átomo de helio en intervalos de tiempo de 200 attosegundos, aproximadamente.

De este modo, los científicos determinaron la amplitud de onda, así como la fase del paquete electrónico de ondas producido. Después, pudieron reconstruir la película que señala el origen del paquete y la posterior interferencia. La interferencia entre ambos procesos que conducen a la ionización del helio tarda en darse unos 5 femtosegundos (5.000 attosegundos).