Robot con un fonendoscopio.

Un médico de IA (inteligencia artificial) es capaz de orientar en el diagnóstico de más de más de 300 enfermedades. Así lo aseguran desde el Centro Médico Infantil de Shanghai, en China, donde se ha presentado esta semana un nuevo sistema de apoyo a los pediatras. La tecnología ha alcanzado una tasa de precisión superior al 90%, según ha asegurado el hospital.

Tal y como recoge la agencia Xinhua, se han utilizado millones de casos para enseñar al médico de IA a diagnosticar. La máquina es capaz de realizar un análisis previo a partir de la información que facilitan los pacientes. Estos pueden registrar sus síntomas en una plataforma a través de sus teléfonos móviles. De esta forma, el médico de IA realiza un prediagnóstico y lo remite al especialista adecuado.

El sistema puede llevar a cabo preguntas detalladas que ayuden en el diagnóstico. Asimismo, puede recomendar la realización de análisis.

De esta manera, el sistema ahorra tiempo a los pacientes. En concreto, según el Centro Médico Infantil de Shanghai su tecnología puede ahorrar hasta una hora en comparación con el proceso médico tradicional. Este incluye el registro, la entrevista, la realización de análisis de laboratorio y la toma de medicamentos. Con el nuevo sistema, se agiliza el proceso.

“Los pediatras de IA están aumentando y evolucionando junto con los médicos humanos”, ha asegurado Zhao Liebin, subdirector del hospital china, el primero en Shanghai en incorporar a este médico de IA. “Con millones de más casos aprendidos, se desempeñarán mejor que los médicos residentes en algún momento en el futuro”, ha subrayado.