Nextflow, que es como se llama el sistema de gestión, garantiza la comprobación de experimentos científicos de un modo que nunca se había visto. A día de hoy, los científicos dependen de una mezcla de pipelines, que son programas informáticos que procesan y analizan datos para después dar resultados que no son siempre reproducibles.

"Existen diminutas variaciones entre plataformas computacionales que pueden inducir inestabilidad numérica, lo que da lugar a la irreproducibilidad de los experimentos computacionales. Nextflow permite que los científicos eviten estas variaciones y contribuye a establecer buenas prácticas científicas en experimentos por ordenador", explicó Notredame.

Paolo Di Tommaso, primer autor del trabajo publicado en Nature Biotechnology, explicó que una pequeña variación puede que no parezca un problema si se usan muchos datos genómicos. Luego añadió que las variaciones más pequeñas pueden ser cruciales si se quieren usar los resultados del análisis para tomar decisiones médicas.

La irreproducibilidad de los experimentos se debe a la complejidad de los ordenadores modernos, y a la gran cantidad de archivos que contienen. Este nuevo sistema sería como “si se congelara el experimento”, según explican los autores, y cualquier persona podría reproducirlo en las mismas condiciones sin realizar configuraciones complejas.