Durante mucho tiempo los científicos habían creído que las fluctuaciones térmicas destruían cualquier tipo de orden en el mundo de 2 dimensiones, incluso a la temperatura de cero absoluto (-273 grados), por lo que sin fases ordenadas no eran posibles las transiciones entre ellas, explica la Real Academia de las Ciencias de Suecia.

La cooperación entre los científicos y Kosterlitz se inició a principios de la década de 1970, y culminó en una comprensión nueva de esas transiciones, considerada uno de los hallazgos más importantes en la teoría de la física de la materia condensada del siglo XX. Más tarde, en los 80, Thouless desarrolló junto a Duncan y Haldane nuevos métodos teóricos para describir fases de la materia que no pueden ser identificadas por su pauta de ruptura de simetría.

En este campo, se explicó el comportamiento bidimensional de gases electrónicos empleando conceptos topológicos. Muchos de estos comportamientos de la materia en condiciones extremas, completamente inesperados, han sido confirmados después por experimentos y se espera que puedan tener aplicaciones en ciencia de materiales y en la electrónica del futuro.

Los 3 investigadores británicos suceden en el palmarés del galardón al japonés Takaaki Kajita y el canadiense Arthur B. McDonald, distinguidos por resolver el enigma de los neutrinos. Los científicos ganadores han recibido un diploma, una medalla de oro y un premio económico a compartir, dotado de 832.000 euros. La ceremonia de entrega se celebrara el día 10 de diciembre, primero en Oslo y más tarde en Estocolmo.