Diseñan una inyección inteligente para administrar medicamentos en los ojos.

Una inyección inteligente administra medicamentos en el ojo. Tal y como recoge EFE, este dispositivo ha sido diseñado por el Hospital Brigham and Women’s de Boston (EE.UU.). Hasta ahora se empleaban jeringas y agujas huecas para administrar medicamentos en el ojo. La inyección inteligente permite administrar medicamentos en regiones delicadas del ojo como el espacio supracoroideo.

La revista Nature Biomedical Engineering se hace eco de esta innovación, que ha sido probada en animales. La inyección inteligente tiene una alta sensibilidad para la focalización tisular. Gracias a esta característica puede detectar cambios en la resistencia para así administrar medicamentos de forma segura.

La vía de la inyección sirve para administrar medicamentos para la retina, degeneración macular húmeda o en retinopatía diabética. Según indica el coordinador del estudio, Jeff Karp, llegar a tejidos específicos con una inyección convencional puede ser difícil. Karp reconoce que han buscado mejorar la orientación manteniendo un diseño simple. La innovación en materia de inyecciones ha sido “mínima” según estos investigadores.

Útil para llegar a zonas delicadas

Esta inyección inteligente será útil para llegar a zonas delicadas como la capa de las coroides. Esta zona es la capa intermedia del ojo y está llena de vasos sanguíneos. El espacio supracoroideo es una de las capas de las coroides y es difícil de localizar con una aguja estándar. Tal y como explica Karp, este espacio se ha impuesto como un lugar destacado para la administración de fármacos.

Para acceder al espacio supracoroideo, la aguja debe detenerse después de la transición a través de la esclerótica. Esta parte del ojo tiene un espesor de menos de un milímetro, asegura Karp. La inyección inteligente desarrollada por su equipo consta de una aguja hipodérmica estándar. Este dispositivo aprovecha las diferencias de presión para permitir el movimiento de la aguja hacia un tejido diana.

Con el objetivo de comprobar la precisión, esta inyección inteligente se probó en tejidos de 3 modelos animales. Los investigadores demostraron en animales que el inyector podía entregar células madre a la parte posterior del ojo. Esto, según destacan, podría ser especialmente significativo en las terapias regenerativas.