Una vez más, Francisco Martínez Mojica, profesor del Departamento de Fisiología, Genética y Microbiología de la Universidad de Alicante, Emmanuelle Charpentier y Jennifer Doudna, sus 2 bioquímicas, se quedan sin Premio Nobel de Medicina por la edición genética CRISPR/Cas9. En su lugar, el Instituto Karolinska ha reconocido las investigaciones sobre inmunoterapia contra el cáncer de James Allison y Tasuko Onjo.

El nombre de Francisco Martínez Mojica ha sido muy repetido en las últimas ediciones de estos prestigiosos galardones y, aunque parecía estar siempre en la lista de favoritos, su relación con la estatuilla empieza a compararse con la de Haruki Murakami y el Premio Nobel de Literatura, un constante “quizá a la próxima”.

A las 11.30 de esta mañana, la Real Academia de las Ciencias Sueca ha dado a conocer el ganador después de mucha expectativa en las redes sociales… y tampoco ha sido el microbiólogo alicantino. Otra vez, la herramienta de edición genética que permite cortar y pegar secuencias de ADN de un modo sencillo y barato se queda a las puertas de hacer historia.

El CRISPR/Cas9 está inspirado en el sistema inmunológico de las bacterias y en cómo son capaces de defenderse de los virus, tal y como informan desde la agencia EFE. Gracias a este descubrimiento, es posible modificar el genoma como nunca había sido posible, lo que ha supuesto un auténtico hallazgo para la biomedicina. Esta técnica implica la democratización de la edición genética, porque está al alcance de los laboratorios de biología molecular que quieran utilizarla, es barata y reduce el tiempo para modificar el ADN. No exenta de polémica por su utilización, el CRISPR/Cas9 tendrá que seguir esperando.