Japón es famosa por el desarrollo de alta tecnología en este ámbito, de ahí que se haya convertido en una parte importante de la cultura nipona, hasta el punto de que la marca japonesa Toto, ha construido un museo, valorado en 60 millones de dólares, dedicado a estos productos en su sede en Kita-Kyushu.

El país cuenta con diversas aplicaciones que, entre otras facilidades, permiten encontrar el baño público más cercano, o aquel con características especiales adaptadas a las necesidades de determinados pacientes, como grandes puestos para personas ostomizadas.

Lion, empresa fabricante del medicamento Stoppa para la diarrea, ofrece la app @Toilet para personas que necesitan localizar de forma urgente un baño cuando se encuentran fuera de su domicilio o el trabajo. Basta con hacer un clic en el botón de emergencia y la aplicación localiza el baño más cercano.

Por su parte, NPO Check pone a disposición de las personas, de forma gratuita, la aplicación Check a Toilet, que tiene registrados cerca de 53.000 baños en las ciudades más grandes. La app muestra los baños más cercanos e incluye información sobre si son accesibles con sillas de ruedas, o si tienen funciones adaptadas para pacientes ostomizados.

Esta pasión de los japoneses por la limpieza y confort de los baños se basa en parte en la mitología nipona. Según ésta, Kawaya-no-kami es el dios japonés del inodoro, y está asociado a la salud, el bienestar y la fertilidad. Antiguamente, los contenidos de las letrinas eran usados como fertilizante, por lo que se decía que Kawaya-no-kami proveía una buena cosecha y protegía a las personas de caer en el pozo del inodoro. De ahí que los lavabos japoneses, en su mayoría situados en una habitación separada de la casa, cuenten con flores para mantener al dios del inodoro feliz.

Por otro lado, el Gobierno ha lanzado la campaña Japan Toilet Prize con el objetivo de mejorar la calidad de vida, incrementando la calidad de los baños. El reto consiste en asegurar que estén siempre limpios y sean seguros.