Según recoge Infosalus, investigadores de la Universita' Cattolica Del Sacro Cuore de Roma (Italia) encontraron una relación entre el uso de dichos medicamentos y el riesgo de desarrollar cálculos renales después de analizar la información de 187.330 participantes del Estudio de Seguimiento de Profesionales de la Salud (HPFS) y el Estudio de Salud de las Enfermeras (NHS) I y II.

En concreto, se desarrollaron 3.245 cálculos renales sintomáticos durante los 12 años de seguimiento para los IBP y los 26 para los bloqueadores H2. Esto supone un aumento de entre un 12 y un 13% del riesgo de desarrollar un cálculo renal asociado al uso de estos fármacos.

Por otro lado, investigadores del VA Saint Louis Health Care System (Estados Unidos) liderados por Yan Xie concluyeron que estos antiácidos aumentan también el riesgo de padecer enfermedad renal. su trabajo se basa en el análisis de datos de 152.157 usuarios de bloqueadores H2 e IBP.