El pasado jueves 1 de febrero, la compañía biofarmacéutica MSD celebró, con el aval de la Confederación de Asociaciones de Enfermos de Crohn y Colitis Ulcerosa (ACCU España), la jornada Punto de Encuentro Gastroenterología. El encuentro, dirigido a médicos especialistas en aparato digestivo y a residentes en formación se ha centrado en los retos para mejorar la calidad de vida de los pacientes con colitis ulcerosa, la polémica en torno a los trasplantes fecales y la utilidad de los fármacos biológicos.

“En el manejo de las enfermedades inflamatorias intestinales, los medicamentos biológicos han supuesto una revolución”, asegura el doctor Eugeni Domenech, cuyas declaraciones durante la jornada recoge una nota de prensa. “Gracias a ellos hemos conseguido que la calidad de vida de muchos pacientes pueda mejorar”, celebra el gastroenterólogo del Hospital Universitario Germans Trias i Pujol. Los fármacos biológicos son, junto a la cirugía o el trasplante fecal, uno de los tratamientos referentes para las colitis ulcerosas de curso más agresivo.

En este sentido, el doctor Domenech recordó que, en los últimos 2 años, se han publicado 3 ensayos clínicos controlados sobre el trasplante fecal. “Si bien todos sugieren su utilidad, también es cierto que no disponemos de datos a largo plazo, especialmente en lo que concierne a seguridad, y siguen existiendo algunas dudas por resolver en los aspectos más técnicos de este tratamiento”, reflexiona. Estos datos se han debatido durante la charla magistral Trasplante Fecal.

La importancia de la psicología clínica

“El impacto personal de la colitis ulcerosa es muy variable; hay personas que hacen su vida normal, pero otras pueden sentirse abatidas y débiles, y con síntomas intestinales muy molestos”, explica el doctor Antonio López-Sanromán. Durante su ponencia, el jefe de sección de Gastroenterología del Hospital Ramón y Cajal ha abordado las diferentes opciones de tratamiento “aplicadas siempre de forma escalonada y tratando de conseguir el mayor beneficio con la mínima posibilidad de efectos adversos”.

Por su parte, en la ponencia Vivir con Colitis Ulcerosa: El desafío emocional, el director gerente de la Confederación ACCU, Roberto Saldaña, ha destacado la importancia y beneficios de la psicología clínica en el abordaje de la enfermedad inflamatoria intestinal. “Solo atendiendo al paciente desde su contexto, lograremos comprender qué le sucede, qué necesita y cómo podemos estar con él”, defiende el experto.

De no incluir este enfoque global, advierte, “quizás nos estemos perdiendo los detalles de algunas decisiones que pueden alterar, como consecuencia, la evolución de la patología, afectando a la vida de los pacientes, así como a los resultados del trabajo de los profesionales y a los costes del propio sistema sanitario”. En este sentido, Saldaña subrayó la importancia del papel del profesional sanitario y de la relación médico paciente.