La dispepsia es el principal motivo de derivación de pacientes a la consulta de Aparato Digestivo seguido las alteraciones en el hábito intestinal; según un estudio llevado a cabo por el Hospital del Bierzo y el Complejo Asistencial Universitario de León. El estudio, que publica la Asociación Castellana de Aparato Digestivo (ACAD) señala también que las colonoscopias y gastroscopias son las pruebas más solicitadas.

Los autores del trabajo registraron de manera prospectiva las primeras visitas al servicio de Aparato Digestivo que se produjeron, entre julio y noviembre de 2015, en un hospital de nivel II; así como una serie de variables:

  1. Datos de filiación.
  2. Motivo de consulta.
  3. Consultas previas en Aparato Digestivo.
  4. Pruebas solicitadas.
  5. Consumo de inhibidores de la bomba de protones (IBP).
  6. Ítems principales.

Según los resultados del análisis, un total de 527 pacientes (52,9% mujeres y todos con una media de edad de 58,7 años) acudieron al servicio entre las fechas indicadas; el 78% derivado desde Atención Primaria. El 35,9% había realizado consultas anteriores a estos especialistas y el 39,8% consumía IBP. Según el texto los motivos más frecuentes de consulta fueron, en este orden:

  1. Dispepsia (18,4%).
  2. Diarrea o estreñimiento (14,1%).
  3. Antecedentes familiares o personales de cáncer de colon o pólipos (12%).
  4. Dolor abdominal (9,3%).
  5. Rectorragia (9,1%).

Tras las colonoscopias (43,9%) y las gastroscopias (35,9%), las ecografías abdominales fueron las pruebas más frecuentes (18,5%). “Conocer las patologías que más se ven en la consulta de Aparato Digestivo y qué pruebas se solicitan es fundamental para establecer estrategias coordinadas entre la atención especializada y primaria con el fin de prestar una asistencia eficiente y de calidad”, defienden los autores.