Según los expertos, en el 85% de los casos, el síndrome diarreico severo, conocido como diarrea del viajero, se debe a la bacteria de la Escherichia coli. Este tipo de patología, cuentan, se han convertido en uno de los motivos de consulta más frecuentes entre los turistas y en el diagnóstico más frecuente entre los viajeros que presentan síndrome febril.

Según informa Ferrer, en 4 de cada 10 casos, la enfermedad obliga al paciente a permanecer encamado varios días o a modificar el recorrido de su ruta. El destino del viaje es, precisamente, uno de los mayores factores de riesgo a la hora de contraer diarrea:

  1. En Oriente Medio y en el sur y sureste asiático, así como en América del Sur y Central, y en los países subdesarrollados del continente africano, la diarrea afecta hasta al 60% del total de viajeros.
  2. En el sur y este de Europa, Rusia, China, Israel, Islas del Caribe y en el sur de África, la patología alcanza a entre un 15 y un 20% de turistas.
  3. El norte y centro de Europa, Estados Unidos, Canadá, Japón y Australia son zonas de bajo riesgo con una tasa inferior al 5%.