Según informa la agencia EFE, en la región han recibido el citado tratamiento con antivirales de acción directa un total de 12.191 pacientes. Esto supone que alrededor del 25% de los cerca de 50.000 pacientes que han accedido a estos tratamientos en toda España son pacientes del Servicio Madrileño de Salud (Sermas)”, de acuerdo con los datos del Ministerio de Sanidad.

Además, la región cuenta con uno de los registros de pacientes de hepatitis C de carácter institucional “más completos y con mayor número de pacientes a nivel europeo”, según la Consejería. Esta aplica desde 2015 el Plan Estratégico para el Abordaje de la Hepatitis C, que comprende la prevención, el diagnóstico, el tratamiento y el seguimiento de los pacientes.

Para dar continuidad a los enfermos en el seguimiento, Sanidad ha puesto en marcha el Proceso Asistencial Integrado para el Tratamiento de la Hepatitis C en los centros sanitarios. El objetivo es que médicos y farmacéuticos de Atención Primaria y especializada “trabajen al unísono en mejorar la seguridad de los pacientes en tratamiento, optimizando las comunicaciones entre los profesionales” responsables del paciente.

Por otro lado, en 2015 se creó el Observatorio para el Seguimiento de la Hepatitis C, que evalúa la estrategia en el abordaje de la enfermedad, su evolución, la propuesta de nuevas medidas y el análisis de las existentes. Está integrado por la PLAFHC, otras asociaciones de pacientes, profesionales especialistas y representantes de la administración.

En la Comunidad de Madrid, el número de tratamientos iniciados con antivirales de acción directa es de 12.399, correspondientes a 12.191 pacientes distintos. Durante el año 2014 se trató en la región a 147 pacientes con estos fármacos; en 2015 la cifra ascendió a 8.593 y en los meses transcurridos de 2016 se ha tratado a 3.659 personas.