De cada 5 bebés menores de 3 meses, uno desarrolla cólico del lactante. El doctor Juan Leonardo Odriozola, pediatra del Consultorio Moraleja de en Medio, ha mencionado las cifras de este estudio, llevado a cabo por el Mountain View Regional Medical Center (EE. UU.), durante un taller sobre el manejo de esta patología. “La etiología del cólico del lactante es multifactorial”, señala el experto sobre esta dolencia, en la que “pueden estar implicados tanto factores de naturaleza biológica, como psicológica”

Los antecedentes de la madre, la prematuridad del bebé, o la inmadurez de sus sistemas nervioso y digestivo pueden desencadenar del cólico del lactante. “La madurez de la microbiota intestinal neonatal es un proceso que se ve influenciado por diversos factores como el tipo de nacimiento o la dieta de la madre”, explica el médico en una nota de prensa emitida por la empresa farmacéutica Ferrer, organizadora del taller.

Durante la charla, Odriozola ha recordado también los datos ofrecidos por el Rambam Medical Center de Israel: el cólico del lactante es más frecuente en bebés alimentados con fórmulas infantiles, que en los que reciben lactancia materna y sucede con más frecuencia durante la noche, entre el cuarto y el sexto mes de vida del niño. “Aunque se trata de un proceso autolimitado en el tiempo, este trastorno gastrointestinal funcional puede generar un deterioro severo en la calidad de vida de toda la familia”, asegura.

Sus síntomas -episodios recurrentes y prolongados de llanto, angustia e irritabilidad en el bebé- son conocidos; sin embargo, advierten, la patogenia del cólico del lactante sigue siendo parcialmente desconocida. “Se resume en un aumento de bacterias productoras de gas, inflamación intestinal y reducción de bacterias saludables”, comenta Odriozola sobre este trastorno, de gran prevalencia entre los recién nacidos.