La sociedad ha señalado la valía de un ensayo clínico sobre “los efectos del uso de probióticos en la microbiota de los pacientes sometidos a cirugía bariátrica y sus repercusiones fisiopatológicas”, ya que, dicho trabajo, podría aportar “información importante sobre el tipo de flora intestinal y su relación con la obesidad”, señalan.

“Haber sido premiado en una primera convocatoria con esta ayuda a la investigación va a permitir continuar con la investigación y poder embarcarse en otras nuevas en un futuro muy próximo”, celebra el doctor Carlos Díaz, coordinador del equipo de cirugía bariátrica formado por las doctoras Inma Oller y María Díez.

El centro, que realiza una media entre 70 y 80 procedimientos al año, espera poder “ofrecer lo más actual en el tratamiento a la población de Elche que padece la patología”; ya que la obesidad mórbida, además de limitar al enfermo, puede “condicionar una dificultad en su capacidad social, asociada con una serie de comorbilidades que pueden poner en riesgo su vida”, advierten.

Por su parte, el jefe de Servicio de Cirugía General y Digestiva del centro, el doctor Antonio Arroyo, ha reiterado que “la beca de investigación se otorga para facilitar, promover y desarrollar nuevas líneas de investigación a nivel nacional avaladas por la SECO, y es consecuencia de la trayectoria asistencial e investigadora de todo el grupo multidisciplinar de la obesidad mórbida del hospital”.