Enfermedad de Crohn

Las células modificadas de los pacientes para tratar la enfermedad de Crohn resultan efectivas en experimentos con células humanas, según ha demostrado una nueva técnica. De hecho, los investigadores del Centro de Investigación Biomédica (BRC) de Guy y Saint Thomas de NIHR desarrollaron la técnica. Para ello, estudiaron los glóbulos blancos tomados de pacientes con enfermedad de Crohn y comparándolos con células de personas sanas. Además, sus hallazgos permitieron a los especialistas en terapia celular en el BRC desarrollar un tratamiento que consiste en tomar las células de los pacientes y desarrollarlos en un cultivo especial para que se comporten más como células de personas sanas.

En este sentido, la investigación, publicada en la revista Gastroenterology, muestra que esta técnica es efectiva en células humanas, lo que significa que está lista para su uso en un ensayo clínico. Por esta razón, el ensayo tributo propuesto evaluará si el tratamiento es seguro y eficaz para tratar la enfermedad de Crohn.

Enfermedad de Crohn

Es una afección de por vida en la que partes del sistema digestivo se inflaman gravemente, causando una variedad de síntomas como diarrea, dolor de estómago, cansancio y pérdida de peso. Sus causas son desconocidas, pero se sabe que el sistema inmunológico juega un papel importante. El profesor Graham Lord, decano de la Facultad de Biología de la Universidad de Manchester, considera que “esta es la próxima frontera en la terapia celular, ya que vamos más allá de tratar los síntomas de la enfermedad de Crohn y tratar de restablecer el sistema inmunológico para tratar la enfermedad”.

Una de las afectadas por la enfermedad de Crohn es Rachel Sawyer, de 50 años. La protagonista asegura que “una de las peores cosas para mí fue la imprevisibilidad, particularmente cuando necesito ir al baño. La enfermedad redirecciona la vida diaria por completo y hace que sea difícil hacer las cosas normales que la mayoría de nosotros damos por sentado”. Asimismo, reconoce que “otra cosa difícil es el estigma asociado con la enfermedad intestinal”.

Por esta razón, considera que es difícil hablar y ser franco al respecto, incluso con familiares y amigos. “A veces la vida resulta aislada y desafiante, por eso, mucha gente diagnosticada puede tener un impacto en los años formativos de su vida”. A su juicio, cualquier cosa que pueda ayudar a las personas con Crohn a tener la confianza de salir y volver a ser las personas que estaban destinadas a ser sería un cambio de juego”.

Investigación

Los investigadores descubrieron que los glóbulos blancos especializados llamados células T reguladoras de los pacientes de Crohn producen menos de una proteína específica para el intestino llamada integrina α4β7 que las células T reguladoras de personas sanas. Así, trabajando con los especialistas de la Plataforma de Fabricación de Terapias Avanzadas de NIHR Guy’s y Saint Thomas BRC desarrollaron una técnica de terapia celular basada en estos hallazgos.

Esta técnica consiste en desarrollar células de pacientes con enfermedad de Crohn con una molécula llamada RAR568, que restaura niveles saludables de integrina α4β7. Las células se devuelven a los pacientes mediante infusión intravenosa.

Por último, el doctor Peter Irving, coautor de la investigación, incide en que «los tratamientos disponibles para la enfermedad de Crohn han aumentado en los últimos años. No obstante, solo funcionan en algunos pacientes. Además, los tratamientos tienen efectos secundarios potencialmente graves en alguno de ellos”. A su juicio, esta investigación allana el camino para un ensayo sobre el uso de células de pacientes. El objetivo es tratar la enfermedad de Crohn y esperan ofrecer a las personas la oportunidad de participar en un futuro muy cercano.