El fracaso renal agudo puede estar causado por un pseudomixoma peritoneal, como demuestra el caso clínico publicado en la revista Nefrología por investigadores del Complejo Hospitalario de Granada. El pronóstico de estos casos depende del estadio y de la diferenciación del tumor asociado, señalan los autores.

Tal y como recoge el estudio, el fracaso renal agudo posrenal se caracteriza por la obstrucción a la salida del flujo urinario; representa entre el 10 y el 17% de las causas de fracaso renal agudo y puede estar causado por litiasis, anomalías anatómicas o neoplasias abdominopélvicas, entre otras causas.

En esta ocasión, los investigadores presentan el caso de una mujer de 80 años con antecedentes de apendicectomía por apendicitis aguda secundaria a cistoadenoma mucinoso apendicular 12 años atrás. Consultó por sufrir astenia, dolor y aumento del perímetro abdominal en los últimos meses, además de incontinencia urinaria y oligoanuria de varios días de evolución.

Diagnóstico

En la exploración, presentó abdomen globuloso, doloroso a la palpación, y globo vesical en hipogastrio. La analítica mostró un deterioro de la función renal y una microalbuminuria de 180 mg/g. La tomografía axial computarizada (TAC) abdominal mostró hipercaptación en peritoneo parietal, infiltración mesentérica y estructura adyacente al ciego con relación al tumor mucinoso apendicular, además de hidronefrosis bilateral.

Se le realizó también una ecografía Doppler renal, que descartó la estenosis de las arterias renales. La punción-aspiración con aguja fina permitió obtener material mucinoso y escasa celularidad con atipia de bajo grado compatible pseudomixoma peritoneal de bajo grado. Tras el sondaje vesical se detectó una retención urinaria de 1.900 ml.

La función renal fue mejorando tras el sondaje, hasta alcanzar la función renal basal. Se realizó una cirugía citorreductora. La paciente falleció durante el postoperatorio por síndrome de distrés respiratorio. De acuerdo con los autores, el pseudomixoma peritoneal es un proceso raro asociado a tumores de bajo grado de malignidad. Su pronóstico depende del estadio y de la diferenciación del tumor asociado, aseguran.