La enterografía por resonancia magnética (ERM) es una técnica de visualización válida para evaluar la curación endoscópica del intestino delgado en pacientes con enfermedad de Crohn, según un estudio que la compara con la utilidad de la enteroscopia asistida por balón (EAB).

Los departamentos de Radiología, Medicina Interna y Gastroenterología de la Universidad de Tokio (Japón) realizaron un seguimiento prospectivo de 139 pacientes con enfermedad de Crohn en remisión clinicoserológica. Según los resultados que publica el American Journal of Gastroenterology, se produjeron recaídas clínicas en el 21,6% de los pacientes y recaídas serológicas en el 44,6%. La curación endoscópica del intestino delgado se observó en el 54,7% de los sujetos afectados de Crohn.

Un análisis clínico de regresión múltiple demostró que la falta de curación endoscópica era un factor de riesgo independiente tanto de las recaídas clínicas como serológicas. Según afirma el texto, el coeficiente kappa entre EAB y ERM para la respuesta longitudinal fue de 0,754 para la recaída clínica y 0,783 para la serológica.

Con estos datos, los investigadores asociaron la inflamación del intestino delgado con un mal pronóstico en pacientes de Crohn con remisión clínicoserológica. Además, aseguran “la ERM es apta tanto para las evaluaciones transversales como para la predicción pronóstica de la actividad inflamatoria”.