La espectroscopia cerebral NIRS (espectroscopia cercana al infrarrojo) perioperatoria para monitorizar la oxigenación cerebral en adultos tiene efectos inciertos en la aparición de disfunciones cognitivas postoperatorias a corto y medio plazo, dada la baja calidad de la evidencia, según un estudio de investigadores del Beijing Tiantan Hospital (China) publicado en The Cochrane Library.

De acuerdo con los autores, se han usado varias técnicas para la detección precoz de hipoxia e isquemia cerebral perioperatoria. Entre ellas se encuentra la espectroscopia cerebral NIRS, que se utiliza cada vez más para monitorizar la oxigenación cerebral; sin embargo, se desconoce si la monitorización NIRS y las estrategias de tratamiento posteriores son beneficiosas para los pacientes.

Para evaluar los efectos de la monitorización cerebral perioperatoria NIRS en la detección precoz de eventos de desaturación de oxígeno cerebral, se revisaron 15 estudios que incluían a 1.822 participantes; ninguno incluía pacientes pediátricos. De ellos, 2 estudios consideraron la lesión neurológica postoperatoria en pacientes sometidos a cirugía abdominal mayor y cirugía de revascularización coronaria respectivamente.

Bajo número de eventos

En el primero, se informó de que 4 de 66 participantes con monitorización cegada experimentaron lesión neurológica frente a ninguno de los 56 del grupo de monitorización activa. En el segundo, 1 de los 96 participantes con monitorización cegada presentaron lesión neurológica, frente a 4 de los 94 participantes de monitorización activa. El amplio intervalo de confianza y el bajo número de eventos impiden saber si la monitorización NIRS tuvo efectos importantes sobre el riesgo de accidente cerebrovascular postoperatorio o sobre el delirio postoperatorio, según los autores.

En general, los investigadores consideran que la “baja calidad de la evidencia” ofrece dudas sobre el efecto real de dicha monitorización NIRS. Una conclusión que, apuntan, podría cambiar después de que se analicen 8 estudios en curso y 12 a la espera de clasificación. En cualquier caso, consideran necesario que se realicen ensayos controlados aleatorizados en población pediátrica y en pacientes de alto riesgo sometidos a cirugías no cardiacas.