La interleucina-7 podría utilizarse en pacientes con infecciones crónicas por hepatitis C. Un artículo titulado According to HCV infection stage, IL-7 plus 4-1BB triggering alone or combined with PD-1 blockade increases TRAF1low HCV-specific CD8+cell reactivity, demuestra estos hallazgos en la revista Journal of Virology, editada por la American Society for Microbiology. La investigación describe un nuevo mecanismo de restauración de células citotóxicas específicas contra infecciones virales crónicas.

El trabajo ha sido realizado por un equipo de científicos del Hospital Universitario de Guadalajara, centro dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM). En la investigación han participado tanto los servicios de Digestivo, Microbiología y Hematología del Hospital de Guadalajara como otros profesionales del Hospital Universitario La Paz. El estudio muestra que la reactivación de células citotóxicas podría curar enfermedades como la hepatitis B o el VIH.

“Se reactivan los linfocitos dándoles un tratamiento in vitro y, una vez restaurados, se le transfieren al paciente para que hagan su trabajo”, explica Juan Ramón Larrubia, uno de los investigadores que ha participado en el estudio. Este tipo de terapia, centrada en tratar infecciones virales, se engloba dentro de una inmunoterapia conocida como terapia celular adoptiva.

El estudio muestra que la proteína TRAF1 se encuentra en niveles bajos en los pacientes con infección crónica por hepatitis C. Para estos casos, los autores sugieren la administración de la interleucina-7 y, en aquellos más graves, la combinación de interleucina-7 y anti PD-1 como mecanismo para recuperar la reactividad de las células T citotóxicas antivirales que, en estos pacientes, estaban agotadas. En sujetos curados son capaces de reconocer células infectadas y destruirlas, explican los científicos. 

En opinión de Larrubia, “en la próxima década veremos cada vez más este tipo de terapia celular de transferencia adoptiva para tratar tumores e infecciones crónicas”. Tras finalizar la experimentación in vitro, los científicos consideran oportuno realizar los siguientes estudios en modelos animales para continuar con las investigaciones. “Hemos puesto una primera piedra para que patologías que hoy no tienen curación se puedan resolver en el futuro”, concluye Larrubia.