La prevalencia de la EII (enfermedad inflamatoria intestinal) en pacientes con HS (hidradenitis supurativa) es de 4 a 8 veces mayor respecto a la prevalencia en la población general; en la enfermedad de Crohn es de 8 a 18 veces mayor, según se concluyó en la XXI Reunión Anual de la Asociación Española de Gastroenterología (AEG), celebrada en Madrid del 14 al 16 de marzo.

En esta reunión, se aprovechó para presentar la nueva Guía para el manejo de la Hidradenitis Supurativa y se trató de implicar al especialista de digestivo en el proceso asistencial de los pacientes con esta enfermedad dermatológica. Estudios anteriores ya relacionaban ambas patologías, pero ahora se ha señalado una prevalencia de la HS del 23% en pacientes con EII.

Entre las enfermedades inflamatorias intestinales, la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn constituyen un factor de riesgo para padecer hidradenitis supurativa, según dejaron claro en esta reunión. Entre los gastroenterólogos de la reunión, estaba Miguel Mínguez, del hospital Clínico de Valencia, quien aseguró que ambas enfermedades complicaban el manejo del paciente en todos los campos, ya fuese el psicológico, el médico o el social.

Los pacientes de EII que además padecen HS grave presentan una alteración importante de la calidad de vida relacionada con la HS, la cual no debe confundirse con la relacionada con la EII y, por ello, deben ser tratados por gastroenterólogos, dermatólogos, cirujanos especializados, personal de enfermería y psicólogos”, declaró Mínguez.

En esta reunión de expertos, se establecieron muchos puntos en común entre la HS y la EII, razón que inducía a pensar que compartían una patogénesis común relacionada con la desregularización del sistema inmune. Esto implica que las células Th-17 y el TNF-alfa (factor de necrosis tumoral) están relacionados en ambas enfermedades.

Pablo de la Cueva, jefe del Servicio de Dermatología del Hospital Infanta Leonor de Madrid, es partidario de un abordaje multidisciplinar para contemplar ambas enfermedades y buscar soluciones conjuntas. Según explicó, tanto las enfermedades inflamatorias inmunomediadas como la hidradenitis están originadas por factores ambientales y genéticos.

Factores de riesgo

Ser mujer, fumadora, con sobrepeso y joven son factores de riesgo para desarrollar HS. Los especialistas en digestivo deberían prestar un interés especial a este tipo de población cuando sean tratadas de EII. La HS se desarrolla en muchos casos en la zona perianal y glútea, por lo que puede confundirse con una variación perianal de la EEI.

El doctor Mínguez señaló que se podía sospechar HS si al realizar una exploración física a un paciente con EII se detectaban cicatrices, nódulos o fístulas en zonas con pliegues. Además, insistió en la necesidad de prestar atención a la zona perianal para determinar el diagnóstico diferencial entre HS y la enfermedad perianal de la enfermedad inflamatoria intestinal.

Los dermatólogos, por su parte, recomiendan preguntar a los pacientes de HS por los síntomas de la EII, entre ellos: heces sanguinolentas o dolor abdominal de varios días, y no dudar en derivar a digestivo si detectan algún síntoma que deba tratarse desde esta especialidad. Para un paciente con Hs, un diagnóstico precoz de la enfermedad de Crohn podría evitar complicaciones más serias.