“Los avances producidos en el diagnóstico precoz y en el tratamiento de distintos tipos de cáncer, como el colorrectal y de vejiga, así como en las enfermedades inflamatorias intestinales, explican buena parte de este aumento, además de las innovaciones en el ámbito quirúrgico y en el material para los ostomizados”, declaró Gaizka Errazti, cirujano general y del aparato digestivo en la Clínica IMQ Zorrotzaurre.

El cuidado integral de los pacientes ostomizados es imprescindible para que mejore su calidad de vida. Estas personas necesitan una completa asistencia para que puedan adaptarse a la nueva situación a la que están obligados a enfrentarse en su nueva vida, de ahí la importancia de una consulta especializada en ostomías.

Laura Hojas, enfermera especializada en estomas, comentó que la clínica de Zorrotzaurre, las consultas habían ido multiplicándose desde que empezaran en 2016. Según dijo, la enfermería es vital para educar, cuidar y ayudar al paciente ostomizado porque, durante todo el proceso, el paciente es enseñado a adaptarse a la nueva situación.

Adaptación a la ostomía

Esta consulta proporciona una atención individual, personalizada y basada en la comunicación. Errazti añadió que la calidad de vida del paciente ostomizado podría ser muy buena porque existían dispositivos y materiales que les permitían incorporarse a las rutinas diarias. En algunos casos, señaló el doctor, los pacientes no querían revertir su ostomía por no pasar de nuevo por una cirugía.

Fernando Jiménez, cirujano y coloproctólogo de IMQ, expuso que los cribados colorrectales habían facilitado la detección temprana en casos de cáncer, y eso aumentaba las posibilidades terapéuticas y quirúrgicas. También habló sobre la existencia de distintos tipos de ostomías: gastrostomías (estómago), colostomías (colon), urostomías (del aparato urinario) e ileostomías (íleon).

Las ostomías son un recurso para situaciones concretas y solo se hacen cuando son estrictamente necesarias. Pese a que se evita hacerlas, los especialistas son conscientes de que un paciente ostomizado puede desarrollar una vida plena y satisfactoria.