“En esta jornada hemos organizado una mesa donde los profesionales que han dado respuesta a temas como la llegada de nuevos fármacos, la necesidad de determinar niveles de vitamina D o las opciones que ofrece la medicina alternativa”, resume Hinojosa en una nota de prensa. La relación de la hidrosadenitis con la EII, el proceso de cribado mediante endoscopia o las opciones de intervención quirúrgica, han sido otros de los temas que médicos y pacientes han puesto en común.

En este marco participativo, la ACCU valenciana ha tenido la oportunidad de exponer su labor y defender el papel de la psicología a la hora de mejorar la salud y calidad de vida de los pacientes de EEI o colitis ulcerosa. El encuentro ha servido también para hacer balance del funcionamiento de la Unidad de Enfermedad Inflamatoria Intestinal que actualmente atiende a unos 800 enfermos y que, en los últimos años, ha acogido un incremento de pacientes jóvenes.  

De hecho, matiza Hinojosa, “el 25% de los nuevos diagnósticos de esta enfermedad se da en pacientes menores de 20 años”. Según las cifras que maneja el centro, solo en la Comunidad Valenciana existen unas 15.000 personas con patologías que afectan al intestino grueso, como la colitis ulcerosa o a algún tramo de su tubo digestivo, como es el caso de la enfermedad de Crohn.

Para hacer frente a este volumen de pacientes, la unidad ha puesto en práctica diversas iniciativas pioneras, como el desarrollo de una aplicación móvil para el control y seguimiento de la enfermedad o la publicación de una guía para viajeros con problemas intestinales. Con el objetivo de “acercar la asistencia sanitaria a los pacientes”, la unidad también ha abierto un blog que ofrece información y consejos a los enfermos de EEI.