Tal y como dijo Ihejieto a la agencia de noticias de Nigeria, la cifra actual señala un descenso si se compara con la del año 2016. Estos datos se obtuvieron de hospitales públicos y privados de Nigeria. También recordó que la hepatitis se transmite por vía oral, por relaciones de riesgo y por pinchazos con objetos punzantes, y recordó que necesita una atención urgente dados los niveles alarmantes de contagios.

El gobierno nigeriano señaló que, en agosto pasado, 3 meses después de la conferencia nacional sobre esta enfermedad, había más de 22,6 millones de ciudadanos con hepatitis. Un 30% de los afectados no son conscientes de la enfermedad y no toman las medidas necesarias, según explicó el ministro de Salud, Isaac Adewole.

Adewole señaló que la hepatitis más común entre los nigerianos es la B y la C, la cual puede causar cáncer y cirrosis hepática. La hepatitis es muy frecuente entre los estudiantes de secundaria y terciaria de Nigeria, tal y como apuntan fuentes gubernamentales.